Reciclado de silla – Tutorial

Hace como un mes volvía a casa justamente de comprar unas sillas para el patio y me crucé con un montón de muebles que había tirado algún vecino del barrio en un ataque de renovación o vaya a saber qué historia. Mesas de luz, pequeños gabinetes y esta silla preciosa. Tenía sólo una mano libre para llevar algo hasta casa, así que decidí entre todos los tesoros callejeros y me cargué la silla al hombro, visualizando por el camino lo linda que quedaría retapizada.0Debo aclarar que primero probé la silla in situ, me senté, chequeé que la estructura estuviera firme y que a simple vista la madera no tuviera bichos, que ya requeriría de una restauración más sofisticada. Estuvo al menos un mes la silla esperando a que llegaran las vacaciones de invierno y el cierre de cuatrimestre de mi facultad para que pudiera dedicarle una tarde completa. Y no me llevó más que eso, una tarde de sol.

Antes de desarmar la silla, le pegué una buena lijada para sacarle el barniz que tenía, que estaba medio feo ya. Además quería darle una terminación distinta. Lo hice con la silla armada porque es más fácil manipularla y, una vez desarmada, lijé aquellos huequitos a los que no llegaba con el asiento y el respaldo todavía montados.1Luego de lijar, destornillador en mano, saqué el respaldo y el asiento de la silla. Les recomiendo que trabajen sobre una mesa, por amor a sus lumbares.2Aquí podríamos ir directo al tapizado nuevo, pero yo quería que la silla quedara más mullidita para usarla en mi escritorio, donde paso un buen rato a diario y necesito estar cómoda. Así que sobre una goma espuma de 2 centímetros de espesor dibujé el contorno del asiento y el respaldo.3Luego recorté el contorno con un buen margen sobre la tela y sobre guata. El dato de la guata me lo pasó mi hermana del alma, gran tapicera de @creabiloba. No escatimen con el margen de la tela, más vale que sobre y después recortar, que quedarse corto y que la tela no llegue o quede tan tirante que termine por desgarrarse. 4Con todos los recortes listos, dispuse en este orden: tela con el estampado hacia abajo, guata, goma espuma y respaldo con el frente hacia abajo. Hay unas cuantas formas de tapizar, yo -completamente amateur, pero con confianza leonina- arranqué por las esquinas, primero una y después la opuesta para generar tensión en la tela. Con las esquinas ya engrampadas, seguí por los bordes hasta completar todo el perímetro.5Y de repente me encontré con este obstáculo, no tenía idea de cómo hacer el revés del respaldo. Ahí mismo le mandé una foto a @creabiloba, hada madrina y tutora de este proyecto, y me explicó que hay un par de formas de resolverlo. Opté la más fácil y la que pudiera llevar adelante con los materiales que tenía en casa, que es doblar y coser prolijamente la tela del respaldo a la tela del frente.6Con el respaldo terminado, repetí los mismos pasos para el asiento y con una tela diferente cubrí la parte de abajo para que quedara más prolija. Aunque nadie se va a poner a ver si la parte de abajo está también reciclada, me tomó un minuto hacerlo. Aclaro acá que siempre conviene a las grampas asegurarlas un poco más con un martillo, para que queden más firmes y entren hasta el fondo.78Antes de volver a armar la silla, hidraté un poco la madera con cera natural para pisos. Le pueden dar la protección que quieran: barniz, esmalte sintético, aguada, pintura para pizarrón. Yo quería un acabo natural, así que elegí la cera, que revive un poco la madera y le da un lustre discreto.9Y después de encerar volví a armar la silla, tratando de que quedara con la misma firmeza con la que vino de la calle. Y listo!!! Se me ocurrió, aunque no lo llevé a cabo, que sobre la tela podría haber puesto también nylon cristal, porque me visualizaba otra vez retapizando la silla porque alguno de los gatos la ensució o simplemente porque por el uso empezó a perder su brillo. El nylon cristal le da esa terminación brillosa muy de los años ’50, que la amas o la odias, personalmente a mí me encanta aunque es un toque kitsch. Si tienen niños me parece una buena alternativa para tener en cuenta.

1011Hay tantos muebles sin hogar por las calles para adoptar, denles una segunda oportunidad. O bien déjenlos en la calle para que otros como yo podamos traerlos de vuelta a la vida. Cualquier duda sobre el paso a paso, aquí estoy para responder. Saludos! Sabrina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s