Diario de obra – Capítulo 11

Hola! Tantísimo tiempo sin sentarme a escribir novedades de la casa, la obra y demás. Durante estos meses que pasaron sucedieron uno tras otro episodios inesperados de salud, nada divertidos de contarles. Primero mi padre, luego mi madre y finalmente yo. Todo eso me obligó a disponer la mayoría de mi atención en otras cuestiones prioritarias y dejar un poco entre paréntesis varios proyectos personales y laborales, dentro de los cuales cayó el blog y el DIY también. Pero entre todo ese despelote hubo algunos momentos de lucidez para que la obra en la casa avance aunque sea un poquito. Pasen a ver!

Uno de los cambios más notorios fue la pintura en el patio. Es el primer espacio que uno ve al entrar a la casa, la carta de presentación. Ya con cero energías para encarar el proyecto, llamamos a un pintor de confianza para que se encargue de las paredes.

123

En un fin de semana el querido Luis dejó las paredes blancas e inmediatamente el patio salió de las ruinas para volverse luminoso a más no poder y contagiar esa sensación a los ambientes de la casa.

Una vez que estuvieron las paredes, pinté de gris las escaleras con pintura de alto tránsito y con este verde tan hermoso, las barandas y el nicho debajo de la escalera. Este color es divino, de a poco voy a ir agregándolo a algunos detalles más para que cargue de color el ambiente, la neutralidad nunca fue lo mío. Y de a poco el patio fue convirtiéndose finalmente en un patio propiamente dicho, se instalaron definitivamente los cactus y las suculentas, y la mesita para tomar mate por la tarde. Ahora nos faltaría pulir el piso, que quedó muy estropeado por la obra, y ya estaríamos terminando este ambiente.

456

Pero la novedad más novedosa fue la incorporación de un nuevo miembro al equipo de Casa DIY, el irresistible Alaska, que cayó inesperadamente para alegrarnos en un momento… complicado, por decirlo de alguna manera. Los que me siguen en redes sociales habrán visto desde hace unas semanas un montón de fotos encantadoras del gatito, pero aprovecho hoy para presentarlo formalmente en este espacio tan querido.

9P1070001

El resto de la manada tuvo opiniones encontradas para con el pequeño. Gretchen, la felina residente, primero lo odió y se lo demostró con todo tipo de sonidos nunca antes escuchados, lo ignoró, hizo huelga de hambre, huelga de juegos, etcétera. Ahora están en un momento en el que juegan a morderse por toda la casa en una suerte de remolino gatuno. Ringo, el perro más campeón del barrio, enseguida hizo buenas migas con Alaska. Aunque su ceguera lo deja en desventaja a la hora de jugar, el caniche lo huele, lo corre, lo persigue como puede y un poco me parece que hasta lo quiere.

P1070003

Me costó elegir una foto, así que les dejo varias. Alaska posa todo el día como un modelo, así que es difícil resistirse a fotografiarlo en todo tipo de situaciones adorables.

Espero de corazón ya poder reincorporarme con mis posteos semanales y que me sigan leyendo. Un abrazo! Sabrina.

 

 

Anuncios

5 comments

    1. Hola Berenice! Gracias por tu comentario. Estuve este año con un problema de salud bastante grave, así que la obra en casa quedó un poco postergada. Pero de a poquito empiezo a meter manos a la obra de vuelta y seguramente pronto suba una nueva entrada del diario. Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s